Loading...

La Diputación Foral de Gipuzkoa destina 1,2 millones de euros para ayudas a la iniciativa social

By |2018-09-19T10:39:37+00:0019 septiembre, 2018|Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, legislación|0 Comments

Redacción EM 24-08-2018

Como explicó Maite Peña, aunque el número de asociaciones subvencionadas ha aumentado ‘en todas las áreas’, en los programas de dependencia y discapacidad el incremento ha sido ‘muy significativo’

La Diputación Foral de Gipuzkoa destina este año 1,2 millones de euros para ayudas a la iniciativa social a través de la subvención de 345 programas (71 más que en 2017), lo cual supone un incremento de un 12%(150.000 millones más) con respecto a la convocatoria del año anterior.

Así lo indicó este verano la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, en la presentación de estas ayudas, destinadas a entidades sin ánimo de lucro y que tienen por objeto la realización de actividades orientadas a la promoción y protección de la autonomía personal e integración comunitaria de todas las personas dentro del territorio histórico de Gipuzkoa.

Peña explicó que para la convocatoria de este año “han tenido prioridad” los proyectos de intervención social (820.000 euros), con objeto de impulsar el Plan de Inclusión Social Gipuzkoa 2016-2020 Elkar-EKIN, dirigido a “mejorar la atención a personas en exclusión o en riesgo de padecerla”. A su vez se han destinado 250.000 para prevención y sensibilización, 40.000 para proyectos de investigación e innovación con el fin de identificar necesidades sociales emergentes y formas de atención; y por último el ente foral ha creado una cuarta línea de ayudas para la adquisición de equipamiento (50.000), “lo cual también ha propiciado que este año se subvencionen más programas”. Así lo explicó la diputada, quien estuvo acompañada por Carlos Alfonso, director de Planificación, Inversiones y Prestaciones Económicas, e Iune Polo, coordinadora del área de Inclusión social de Emaús, quien apuntó que su proyecto subvencionado, ‘Elkarrekin Ekinez‘, tiene por objeto la promoción y dinamización de la “participación y los vínculos comunitarios” para la inclusión social “en el ámbito local”.

Las 131 asociaciones subvencionadas en 2018 –24 más que en la convocatoria anterior– desarrollan programas con los siguientes colectivos: discapacidad y dependencia (81), inserción social (28), personas mayores (6), familia (2), infancia y adolescencia (6), mujeres víctimas de violencia machista (1), voluntariado (3) y otros (4).

En ese sentido Peña subrayó que, si bien el número de asociaciones subvencionadas ha aumentado “en todas las áreas”, dicho aumento ha resultado “muy significativo” en los programas relacionados con la dependencia y la discapacidad, ya que han pasado “de los 64 de 2017 a los 81 de este año, es decir, 17 programas más trabando en un ámbito prioritario para la Diputación como es el envejecimiento de la sociedad guipuzcoana”.

Al respecto, la diputada recordó que actualmente la edad media de la población guipuzcoana está en 44,69 años. “Pues bien, para 2031 la edad media subirá a 47,19 años. En la actualidad, de los 88 municipios de Gipuzkoa, 38 cuentan con más del 20% de su población mayor de 65 años. Y si en la actualidad el número de personas dependientes es de 29.000 personas, en 2031 ascenderá a 39.000 personas”.

“Con esos datos en mente, desde la Diputación hemos elaborado una hoja de ruta para “afrontar y liderar” el reto del envejecimiento, dentro del modelo guipuzcoano de atención”, apuntó Peña, quien añadió que eso pasa por apoyar actividades orientadas a la “promoción del voluntariado”, a la promoción de la autonomía y la prevención de la dependencia, a la atención y protección a las personas en situación de dependencia y, en general, de discapacidad”, siempre con objeto de lograr un “envejecimiento activo” y para que la atención a la dependencia contribuya realmente a la promoción “de la autonomía personal”.

Para finalizar, la diputada puso de relieve “la importancia” del Tercer Sector de Gipuzkoa, por cuanto es un  socio “estratégico y cualitativo” en la producción de “bienestar y cohesión social”, no solamente en el ámbito del envejecimiento y la discapacidad, sino también a la hora de fomentar “la inclusión” de personas y colectivos en exclusión social o en riesgo de padecerla a través del Plan Elkar-EKIN, con el objetivo de que Gipuzkoa se convierta en una de las regiones europeas con “menor desigualdad social”.