Redacción Entre Mayores 14-03-2018

El documento marca la hoja de ruta para favorecer el mantenimiento de una buena atención, en un contexto demográfico marcado por el envejecimiento, la cronicidad y la dependencia

El lehendakari Iñigo Urkullu presidió en febrero, en Donostia, el acto de presentación de las Prioridades Estratégicas de Atención Sociosanitarias 2017-2020.

También estuvieron presentes el consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón; la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal; además de los diputados generales de Araba, Ramiro González; de Bizkaia, Unai Rementería; y de Gipuzkoa, Markel Olano; así como el presidente de la Asociación de Municipios Vascos, Eudel, Imanol Landa; junto a cientos de representantes de las distintas administraciones vascas, profesionales e integrantes del Tercer Sector, como muestra del apoyo de todos los ámbitos a este nuevo planteamiento para hacer frente a las necesidades sociales y sanitarias de las personas.

En su intervención, Iñigo Urkullu reafirmó la apuesta inequívoca y firme de las instituciones vascas por una atención sociosanitaria de calidad. Así, destacó “el esfuerzo que vienen realizando en este ámbito a lo largo de más de dos décadas”. Urkullu señaló, además, que “el reto ahora es orientar esa estrategia hacia las personas y, en especial, hacia aquellos colectivos diana, por sus mayores necesidades sociosanitarias”. Ese es el objetivo esencial de este documento, que establece las medidas prioritarias para garantizar el mantenimiento de una buena atención sociosanitaria, en un contexto demográfico cada vez más marcado por el envejecimiento, la cronicidad y la dependencia.

Según señaló, “nuestros indicadores de excelencia, como puede ser el aumento de la esperanza de vida de los vascos y las vascas, son un logro social enorme que, sin embargo, lleva aparejado un aumento de las necesidades derivadas del progresivo envejecimiento poblacional.

Por su parte, el concejal de Bilbao, Iñigo Pombo, también presente en el acto, destacó que “estamos ante una estrategia clave para el desarrollo de nuestro sistema sociosanitario”. Por una parte, los servicios sociales de base se definen como “la puerta de entrada” al sistema de los servicios sociales; y por otra, los sentros de salud y la Atención Primaria Sanitaria “abren las puertas” del sistema de salud.

SEIS PRIORIDADES

El documento define seis prioridades, que desarrollan, a su vez, 17 proyectos estratégicos.

En primer lugar, la estructuración sociosanitaria de la coordinación; así, se define una hoja de ruta que establezca los itinerarios y las relaciones entre los diversos niveles del sistema de coordinación y atención sociosanitaria.

La segunda prioridad es la estructuración sociosanitaria de los recursos, es decir, darles espacio. Para ello se plantean dos proyectos clave: redefinición y aprobación de un catálogo de recursos e intervenciones sociosanitarias; y definición y consenso en torno a un marco de financiación estable para los recursos.

La tercera es la estructuración sociosanitaria de la atención con el objetivo de acercarse simultáneamente, por un lado a los profesionales, y por otro a los colectivos con más necesidades sociosanitarias: personas con trastornos mentales graves, en situación de desprotección, con dependencia, con discapacidad, personas en situación de final de la vida, los niños con necesidades especiales o las personas con enfermedades raras.

Otra prioridad es la prevención sociosanitaria y participación ciudadana.

También, la evaluación sociosanitaria a través de una aproximación cuantitativa y cualitativa, que permita objetivar las características de la atención y las necesidades a las que dar respuesta.

Y por último, la innovación sociosanitaria con el fin de estimular la generación de conocimiento y que pueda difundirse a todos los niveles asistenciales y ámbitos, tanto profesional como ciudadanía.