Loading...

Gurutz Linazasoro: «El envejecimiento es un reto a acometer con urgencia, decisión e imaginación»

By |2018-04-10T09:49:32+00:009 abril, 2018|Gipuzkoa|0 Comments

El Diario Vasco, 8.04.18

-¿Qué quería ser de mayor?

-Médico. Aunque mi hemisferio cerebral derecho apuntaba a la música, se impuso el izquierdo y elegí Medicina, la profesión más bonita del mundo. Tengo la inmensa suerte de estar implicado en sus dos áreas más apasionantes: el cerebro y la genética.

-¿Cómo se ve dentro de 10 años?

-Con objetivos realistas que me gusten y trabajando para conseguirlos.

-¿Y cómo se imagina Gipuzkoa en ese plazo de tiempo?

-Más que cómo me imagino Gipuzkoa, responderé cómo me gustaría que fuese. Me gustaría una Gipuzkoa fuerte, moderna, dinámica, imaginativa y competitiva en lo económico; cohesionada, solidaria, igualitaria, multicultural, integradora y tolerante en lo social, moderada, transversal y sin fanatismos dogmáticos en lo político. Y con una sociedad civil fuerte, participativa y decisoria. Si se decide bien y se apuesta fuerte, Gipuzkoa podría ser referencia mundial en ciertos ámbitos.

-Y hoy, ¿qué es lo que más le preocupa del futuro?

-El futuro me apasiona y me preocupa. Estoy convencido de que el ser humano va a vivir mucho mejor que ahora, pero hay nubarrones. Veo con preocupación el cambio climático, la desigualdad, la lucha por los recursos o el fanatismo dogmático, pues todos ellos acarrean desastres, sufrimiento y muerte. Hay dos cosas que me obsesionan, una inmediata y la otra a más largo plazo. Son la demografía y el transhumanismo, porque ambas definen el destino.

-¿Qué considera que se puede hacer desde el ámbito institucional para mejorar el bienestar colectivo?

-De entrada hay que atender muchas necesidades urgentes, como pobreza, dependencia, violencia machista, marginación o desempleo juvenil; e impulsar nuevas estrategias económicas que generen riqueza y trabajo. Pero hay muchas cosas que se pueden hacer sin demasiados recursos. Por ejemplo, el reconocimiento social fomentando la participación ciudadana, la transparencia, la gobernanza, los comités de la experiencia, etc. Es un modo de estimular la presencia activa de la sociedad civil. Y contar mucho más con los jóvenes; son los dueños del futuro. Es suyo.

Si vemos Gipuzkoa como una empresa y hablamos de su visión estratégica a largo plazo, lo mejor que se podría hacer es empezar a resolver el problema de la demografía de un modo decidido y prever el impacto del transhumanismo para regularlo.

– «El futuro es mujer». ¿Qué le sugiere esta afirmación?

-Es bien cierta. Y en el ámbito bio, especialmente cierta. En nuestra empresa VIVE bioTECH y en el grupo de trabajo en Policlínica, el 80% son mujeres. Queda mucho por lograr una igualdad real, pero se va avanzando.

-¿Qué aspectos no deben perderse de vista para asegurar una sociedad de bienestar en el futuro?

-Creo que es positivo dejarse aconsejar por verdaderos expertos sin prejuicios y sin sectarismos. Y poner el foco en algo: somos muy pequeños para ser buenos en todo.

-¿Le interesa de modo singular alguno de los desafíos futuros de Etorkizuna Eraikiz?

-El envejecimiento, porque creo que la demografía es el destino. Y nuestro futuro y destino demográfico es horroroso, sin paliativos. Es una realidad que debemos mejorar de modo urgente y muy decidido. Políticas de natalidad, trabajo para jóvenes, dependencia, prevención de enfermedades, etc.

-¿Qué importancia tiene el envejecimiento entre los retos de futuro de nuestra sociedad?

-El envejecimiento de la población tiene una doble cara: Es una oportunidad pues supone mucho de experiencia, de creación de una «economía plateada», de fomentar políticas de envejecimiento activo que pueden ser exportables, etc. Y también tiene una serie de consecuencias negativas para la sostenibilidad del sistema sanitario y de pensiones, para el mercado laboral y para el desarrollo personal y profesional de los jóvenes. Es un reto que debemos acometer con urgencia, decisión e imaginación.

-¿Se está haciendo frente a ese reto de manera adecuada?

-El mejor modo de hacer frente a las consecuencias negativas asociadas al envejecimiento de la población es con niños. Y Gipuzkoa es deficitaria incluso para converger con Europa cuyas tasas de natalidad ya son alarmantemente bajas. Los jóvenes deben sentirse seguros y con un futuro por delante como medida de estímulo de la natalidad. Esto quiere decir, vivienda digna y trabajo digno para los jóvenes.

En paralelo, hay que construir residencias, dignificar profesiones como la de cuidador, fomentar el envejecimiento activo, prevenir enfermedades típicas de la vejez, etc. Todo esto es urgente pero secundario. Lo importante son los niños.

-Usted forma parte del Think Tank de Etorkizuna Eraikiz. ¿Cuál es la función de ese órgano?

-Compartir ideas, reflexionar, debatir sobre temas claves para el futuro de Gipuzkoa. Es un componente más del objetivo de lograr una gobernanza real. De ahí pueden surgir potenciales proyectos que la política, escuchando a la sociedad civil, debería poner en marcha.

¿Qué es Etorkizuna Eraikiz?

Es un espacio de reflexión y experimentación colaborativa que pretende impulsar una nueva gobernanza en Gipuzkoa.

¿Qué busca?

Implicar a la ciudadanía, al tejido social y a las empresas del territorio en el saltoal futuro al que aspira Gipuzkoa